Su cuenta
Una mujer que ora por su esposo
Una mujer que ora por su esposo

Una mujer que ora por su esposo [Libro]

  5.00

Disponible

Precio:  $10,99
Tu precio:
$9,89
Usted ahorra:  $1,10 (10%)

¿La mejor forma de amar a tu esposo?

 
Sé una esposa que ora.
 
Tus oraciones por tu esposo son un regalo inestimable, una muestra especial de apoyo que la hace saber que te preocupas por él y que quieres lo mejor de Dios para su vida.
 
En Una mujer que ora por su esposo descubrirás porciones bíblicas que puedes usar como trampolín para levantar a tu esposo a la presencia de Dios. Orar las Escrituras es especialmente poderoso, porque en realidad estás pidiendo lo que Dios desea para tu cónyuge.
 
Este tipo de oración...
  • invita a Dios a producir el cambio y las bendiciones en sus circunstancias y vidas
  • aumenta tu conciencia de las formas en que Dios está obrando en tu esposo
  • aporta una unidad más profunda a tu relación matrimonial
Conforme te acercas más a Dios, te acercarás más también a tu esposo. Ambos se beneficiarán y se alentarán cuando te acostumbres a pedir la dirección divina en la vida de tu pareja.

 

ISBN: 9780825456831
Dimensiones:
139 x 215 x 12 mm
Peso: 0,340kg
Cubierta: rústica
Número de páginas: 240
Idioma: Español
Escribe una reseña para este producto

Comentarios

Debes iniciar sesión para agregar una reseña a un producto

Elizabeth George

 

Elizabeth y Jim George son autores de éxito de ventas y oradores nacionales dedicados a ayudar a las personas a vivir una vida según el corazón de Dios. Juntos, han escrito más de 70 libros con más de 13 millones de copias vendidas. Durante más de 30 años, las enseñanzas y el firme ejemplo de Elizabeth y Jim han ayudado a innumerables hombres y mujeres:Simplifique la vida centrándose en las prioridades de Dios.Apreciar la Palabra de Dios y aplicarla a situaciones cotidianas.
Responde a las circunstancias con confianza al verte a ti mismo a través de los ojos amorosos de Dios.
Aumentar la cercanía en el matrimonio sirviendo y honrándose unos a otros.
Formar con fuerza los corazones de niños y adolescentes.
Disfruta de una mayor intimidad con Dios.