Su cuenta

Poder de la Palabra y Cómo Estudiarla

Poder de la Palabra y Cómo Estudiarla
¿Soy cristiano y ahora cómo y por qué debo estudiar la palabra? 
 
Esa es quizá una pregunta que nos hacemos cuando llegamos a los pies de Cristo. Entender la palabra de Dios es de gran importancia para nuestra vida cristiana, ya que es nuestra fuente de alimento. El Salmo 119:103 nos dice: ¡Qué dulces son a mi paladar tus palabras! Son más dulces que la miel (NTV). Así es la Palabra de Dios, es el único libro que puede transformar nuestras vidas y es el medio que Dios usa para hablarnos. 

El poder de la Palabra y cómo estudiarla, de John MacArthur, es una excelente guía para profundizar la Palabra de Dios. El libro se divide en cuatro partes: dos de ellas se enfocan en el poder de la palabra y la vida del creyente, la tercera sección nos deja claro quién puede estudiar la Biblia, y por último nos menciona cuál es la forma correcta de leer y estudiar la Palabra. 

La primera parte se centra en la vida del creyente y el impacto que tiene la Biblia. Para esto, MacArthur muestra siete atributos de la Biblia, estos son: la Palabra de Dios es infalible (Salmo 19:7), es inerrante (Proverbios 30:5-6), es completa (Apocalipsis 22: 18-19); si es perfecta y completa, entonces es la máxima autoridad (Gálatas 3:10), es suficiente para el creyente, dado que las Escrituras tienen todo lo necesario para el conocimiento de la salvación y la vida. Como sexto atributo tenemos que la Biblia es eficaz (Isaías 55:11) y por último, la Biblia es determinante (Juan 8:47). El autor muestra la autoridad de las Escrituras, por ende no tenemos a donde ir, definitivamente es el único libro que transforma vidas, la única fuente de verdad y nuestra fuente de gozo.

En la segunda sección, se enfoca en mostrar los beneficios de la Palabra, anteriormente se mencionaron dos: la única fuente de verdad y fuente de gozo, pero estos no son los únicos, pues las Escrituras también son: fuente de victoria, crecimiento, poder y es nuestra guía.Por estos motivos, lo único que podemos hacer como creyentes es creerla, honrarla, amarla, obedecerla, luchar por ella, predicarla y estudiarla. Acerquémonos con una actitud correcta, MacArthur dice: “A pesar de que nuestra obediencia de gracia puede estar llena de defectos, lo que Dios busca es la actitud correcta” (p.35). Nuestro corazón debe buscar con entusiasmo Su Palabra. 

La tercera parte del libro se enfoca en quién puede leer la Biblia. John menciona: “Cuando la Biblia nos lleva al conocimiento, la sabiduría, el entendimiento, la iluminación y la percepción, siempre es con miras a la conducta. Uno nunca sabe algo realmente hasta que lo vive” (p.72). Esta afirmación la vemos en (Lucas 11.28). Por lo tanto, cuando queremos estudiar la palabra debemos estar dispuestos a obedecerla, dado que nosotros los cristianos no dependemos de la razón humana, sino del Espíritu Santo. Por lo tanto, para estudiar y meditar en la palabra tenemos que entregarle nuestra vida al único Salvador, Jesucristo. Él nos quita la venda que tenemos en nuestros ojos, y el Espíritu Santo comienza a obrar, para entender y aplicar su palabra. No hay otra forma de escudriñar la Palabra.

Por último, el libro habla de cómo estudiar la Palabra y nos recuerda que escudriñar las Escrituras es un verdadero privilegio. Existen cuatro pasos para estudiarla, estos son: leerla, interpretarla, meditarla y enseñarla. No es una tarea fácil, pues muchas veces se lee, se interpreta, pero no se medita, y en nuestra sociedad es uno de los aspectos olvidados. (Josué1:8) nos recuerda la importancia de meditar de día y de noche en la palabra. Y por último, transmitirla y enseñarla a otros. 

La Biblia es como un palacio magnífico, construido de una piedra oriental preciosa, que se divide en 66 cámaras majestuosas. Cada una de esas cámaras es diferente de sus compañeras y perfecta en su belleza individual; sin embargo, cuando se ve como un todo, forman un edificio: incomparable, espléndido, glorioso y sublime. (p.94). 

 “La lluvia y la nieve descienden de los cielos y quedan en el suelo para regar la tierra. Hacen crecer el grano, y producen semillas para el agricultor y pan para el hambriento. Lo mismo sucede con mi palabra. La envío y siempre produce fruto; logrará todo lo que yo quiero, y prosperará en todos los lugares donde yo la envíe”
Isaías 55:10-11 NTV 

¡No dejes de leer y estudiar la Biblia!

Otros libros recomendados: 


Andrés Marín

Sirve en CLC Ecuador. Estudiante de Comunicación Corporativa.

Products mentioned in or related to this blog post
Confía en Su Palabra (Tapa suave rústica) [Libro]

Con su característico ingenio y claridad, el galardonado autor Kevin DeYoung ha escrito una introducción a la Biblia que es accesible y responde preguntas importantes, planteadas por cristianos y por no cristianos.

Precio: $6,99
Tu Precio: $6,99

Hermenéutica: Entendiendo la Palabra de Dios (Rústica) [Libro]
J. Scott Duvall & J. Daniel Hays (Autor)

¿Cómo leer la Biblia? ¿Cómo interpretarla? ¿Cómo aplicarla? Este libro salva las distancias entre los acercamientos hermenéuticos que son demasiado simples y los que son demasiado técnicos. Empieza recogiendo los principios generales de interpretación para, después, aplicar esos mismos principios a los diferentes géneros y contextos, a fin de que el lector pueda entender el texto bíblico y aplicarlo a su propia situación. Duvall y Hays sugieren que los textos bíblicos no significan lo que el lector quiere. Los autores bíblicos tenían en mente un significado concreto, y Dios nos ha dado las herramientas necesarias para llegar a ese significado.

Precio: $24,99
Tu Precio: $24,99

Poder de la Palabra y Cómo Estudiarla [Libro]
John MacArthur (Autor)
Precio: $4,99
Tu Precio: $4,99

Categorías